Anuncios

    No hay anuncios disponibles.


    El caso 2007 contado por LEGO

    Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

    El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Tormund el Mar Jun 06, 2017 4:37 am

    Como lo están escuchando!!!!

    Miren que encontré, no me resisto a compartirlo con ustedes 

    http://elpais.com/elpais/2007/09/13/media/1189678353_720215.html

    Me ha resultado de lo más simpático
    avatar
    Tormund
    Palpitero



    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Fletch el camaleón el Mar Jun 06, 2017 9:16 pm

    Está muy bien :sorpreesa:
    Pero lo que me extraña es que en un asunto de espionaje industrial tan importante , sean tan chuscos como para copiar el dossier en una tienda de fotocopias???? Hay que ser cutres......y tontos porque tendría que ser un Top Secret total .


    _______________________________________________________

     -¿Que esa película es buena.....?....¿Han hecho la dos?

    -Si no entiende mis artículos , no trate de comentarlos...
    avatar
    Fletch el camaleón
    Administrador

    ... : A mí no me pregunten.....he dimitido .
    .






    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Tormund el Miér Jun 07, 2017 4:47 am

    La verdad sea dicho @Groucho querido, es que la famosa historieta de la copistería y el empleado inglés y ferrarista no encaja por ningún lado.

    Recuerdo haber leido con gran interés una serie de 10 o 12 artículos sobre este tema que, en su momento, escribió el grandioso Carlos Castellá, tristemente fallecido el pasado año. En ellos exponía su particular visión de todo este affaire 2007. 

    Voy a ver si los encuentro por ahí en su blog y los dejo por aquí. Creo que son interesantes y ayuda a difundir, siquiera sea de forma póstuma, el trabajo del mejor periodista del motor que ha tenido este país.

    Un abrazo y mi más profundo respeto Maese Carlos, donde quiera que estes
    avatar
    Tormund
    Palpitero



    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Tormund el Miér Jun 07, 2017 5:03 am

    Vamos con la primera entrega.

    Si os interesa los voy colgando por aquí. También podéis leerelo en el blog original de Carlos Castellá, cuya dirección os dejo:




    https://carloscastella.wordpress.com/

    01 – El escándalo 2007. Preámbulo

    Publicado el 10/01/2011por Carlos Castellá
    El Campeonato del Mundo de Fórmula 1 2007 estuvo marcado por una serie de extrañas circunstancias, la más sonada de las cuales fue el caso de espionaje, un hecho sin precedentes en la historia de la Fórmula 1, y que marcó un antes y un después en el equipo McLaren.
    Y no cabe duda de que aquello tuvo una gran influencia en el desenlace definitivo del campeonato, ya que la lucha Alonso – Hamilton se vio muy influenciada por ello, pero no por los problemas deportivos o de discutible favoritismo de McLaren hacia Hamilton en detrimento de Alonso. Las causas de Ron Dennis muy bien pudieron ser otras, unas causas que acabaron dándole el título a Kimi Raikkonen.
    Mucho se escribió entonces sobre eso, mucha se ha escrito, y probablemente aun queda mucho por escribir. Confieso que el tema me pareció absurdo desde el principio, ya que siempre hubo algo que no me cuadró. Hace unos meses decidí estudiar un poco más a fondo el escándalo, cuando hablando con Mariano Molina, el padre de Miguel, me explicó su punto de vista sobre el asunto, un punto de vista que me pareció muy interesante. Teniendo en cuenta alguna de sus teorías el tema empezó a resultar apasionante, y me he pasado muchas horas intentando cuadrar todos los supuestos.
    Y tras hacerlo, llego a la conclusión de que todo esto que he escrito no es más que pura especulación, ya que está hecho sin más informaciones que las que se hicieron públicas en su momento. Pero repasando revistas de entonces, artículos, la sentencia completa del Consejo Mundial, otras informaciones recogidas en su momento, casos similares o parecidos que recuerdo, tanto por memoria como por la experiencia adquirida por mis cargos federativos, llego a mis propias conclusiones. Y éstas son algo diferentes de las que nos contaron, aunque no pretendo con ello sentar cátedra ni demostrar verdad alguna. Son simples teorías para dar explicación a una serie de hechos que en su día no me quedaron muy claros.
    Acepto que empecé recopilando algunos datos para cuadrar algunos supuestos, y he acabado escribiendo un cuento de espías basado en lo que ocurrió. Y quizás al final tendré que poner aquello de que “cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”, porque hay algunos párrafos realmente surrealistas, pero que por más vueltas que les doy, tampoco encuentro argumentos suficientes para descartarlos por imposibles. Así que he decidido publicar las entradas tal cual las he escrito, y esperar vuestro veredicto. Son once capítulos (más un epílogo cuya última parte es lo único que está por escribir) y las publicaré más o menos seguidas, así que vamos allá:
    He escrito que desde el principio hubo algo que no me cuadró, y fue la famosa historia de la copistería y el empleado ferrarista. Es algo que no se sostiene por ningún lado, y que sin embargo fue la base de todo lo que ocurrió después. Es lo que en la abogacía se denomina un proceso “viciado de origen”. Si el inicio de la historia ya no es creíble, ¿Cómo lo va a ser el resto?
    Ahora, bien, ¿porqué digo que no es creíble? Veamos: hace pocas semanas, a raíz de la entrada dedicada a Jenson Button y por sugerencia de McDriver, escribí un mail a McLaren. Lo envié al departamento de prensa, amparándome en mi condición de periodista, y haciendo especial hincapié en que era colaborador de la página web de F.1 del Santander, uno de sus principales patrocinadores. Pues bien, no se dignaron ni tan siquiera darme acuse de recibo. ¿Puedo creerme que un empleado de una copistería de un pueblo perdido de Londres encontró una dirección de correo electrónica de Ferrari adecuada para que se creyeran una historia truculenta como la suya?
    Si ya no es fácil creerse que un empleado se salte las normas y se dedique a investigar a sus clientes, más difícil resulta creerse que este individuo además fuera fan de Ferrari en Inglaterra,  roza lo inverosímil creer en la mala suerte de Coughlan de ir a parar precisamente a ese sitio, y ya no es posible tragarse que el empleado en cuestión acertara con el correo electrónico.
    Adrián Campos me contó en cierta ocasión que una de las cosas que más le sorprendieron cuando debutó en F.1 en 1987, fue la gran cantidad de cartas que recibió pidiéndole una foto firmada, y que le obligó a organizarse para atender aquellas imprevistas demandas. Esto fue hace veintitantos años, cuando aún no existía Internet y estas cosas se hacían por correo postal, y siendo él casi un piloto desconocido.
    Si eso ocurría hace veinte años, ¿podemos imaginar cual debe ser el caudal de demandas que reciben en la actualidad los pilotos y equipos de Fórmula 1? Peticiones, ofertas, ideas, demanda de regalos, declaraciones de amor y una lista interminable de solicitudes difíciles de filtrar, y que como le pasó a mi mail, deben quedarse la mayoría sin respuesta. ¿Podemos creer que precisamente el que venia de una copistería de Londres tuvo más suerte?
    No. No es que tuviera más suerte. Lo que ocurrió fue que alguien proporcionó la dirección adecuada, y fue a su correcto destinatario porque en Ferrari ya sabían que ese mail tenía que llegar, y lo estaban esperando.
    avatar
    Tormund
    Palpitero



    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Tormund el Miér Jun 07, 2017 7:44 am

    Seguimos, 

    02 – El inicio de la historia

    Publicado el 12/01/2011por Carlos Castellá
    El campeonato 2006 resultó apasionante por la tremenda lucha entre el Renault de Fernando Alonso y el Ferrari de Michael Schumacher, ganado finalmente por el asturiano, quien un año antes ya había anunciado su pase a McLaren para la temporada 2007. Y así lo hizo, llevando bajo el brazo su segundo título mundial y por tanto el nº 1 para su coche.
    El reto era grande, porque McLaren había tenido uno de los peores años de su historia. No ganó ni un gran premio, Montoya se fue a media temporada y Raikkonen hizo lo mismo al terminar la misma para irse a Ferrari a ocupar el lugar de Schumacher.
    Cuando Alonso probó su nuevo coche en noviembre una vez finalizada la temporada, no se mostró precisamente entusiasmado, pero también es cierto que el equipo McLaren siempre ha tenido un gran departamento de ingeniería, y que perdida la temporada 2006, llevaban meses trabajando en el coche de 2007.
    No fue mucha noticia que en las pruebas invernales los McLaren-Mercedes funcionaran bien,  ya que la atención sobre el equipo estaba más centrada en sus pilotos, tanto en Alonso como en su compañero, un recién llegado llamado Lewis Hamilton que pronto mostró una endiablada velocidad, marcando tiempos a la altura de su ilustre compañero, incluso a pesar de una primeriza salida de pista en Cheste.
    La temporada presentaba dos nuevos aspectos importantes: la evolución de los motores había sido congelada, y por tanto no iba a haber progreso mecánico, todo el peso del desarrollo iría cayendo paulatinamente en la aerodinámica. Y segundo punto y más importante, por primera vez en varios años se volvía al sistema de una sola marca de neumáticos.
    Todos los participantes iban a ir equipados con las mismas gomas por una de esas decisiones arbitrarias del ínclito Max Mosley: el duelo Bridgestone-Michelín había sido apasionante en las últimas temporadas, pero el Presidente se empeñó en que hubiera un solo suministrador, y aunque ninguna de las dos quería serlo en exclusiva, al final Bridgestone cedió y aceptó seguir, mientras Michelín se retiraba.
    Ello significaba un quebradero de cabeza para todos aquellos equipos que habían estado calzando los neumáticos franceses ya que éstos eran muy diferentes de los japoneses, y teniendo en cuenta que un coche de F.1 moderno se diseña a partir de los neumáticos y de sus suspensiones, el reto fue duro para todos ellos. Afortunadamente en aquellos años aún había libertad de “test”, y por tanto se pudo probar mucho más que ahora antes de la primera carrera.
    Y así empezó la temporada. El GP inaugural se celebró en Australia, donde Kimi Raikkonen se llevó la victoria el día de su debut con Ferrari, y lo hizo delante de los dos McLaren-Mercedes, que en todo momento fueron extremadamente competitivos, tanto en calificación como en carrera. Tras ellos se colocaron los BMW-Sauber, aunque bastante lejos, y con Heidfeld como primer piloto, porque Kubica estaba sufriendo mucho para adaptarse a los neumáticos.
    El polaco no fue el único que tuvo ese problema. Fueron varios los pilotos y los equipos ex Michelín que se enfrentaron a situaciones difíciles, e incluso en ocasiones incompresibles: Renault, campeona del mundo en título, no daba una a derechas, Red Bull, a pesar de tener ya a Adrian Newey, no contaba, y Honda se vio incluso superada por Super Aguri, su equipo “hermano” que el año anterior sí llevaba Bridgestone.
    El segundo Gran Premio, Malasia, fue parecido, pero con los dos McLaren haciendo su primer doblete de la temporada, con Alonso delante de Hamilton. Raikkonen fue tercero a apenas un segundo de Lewis, y Heidfeld otra vez primero “de los otros”, quedando a más de medio minuto, un resultado no muy distinto del que se dio en Bahrein, tercera prueba de la temporada, donde ganó Massa delante de Hamilton y Raikkonen.
    Todo parecía indicar que el mundial iba a ser cosa de Ferrari y McLaren, y a nadie sorprendió este hecho. Los coches anglo alemanes funcionaban de maravilla, y no notaban en absoluto el cambio de proveedor de neumáticos, algo que seguía llevando de cabeza a muchos equipos. Pero que McLaren lo hiciera bien, y que BMW no estuviera tan lejos, parecía una cosa relativamente normal, y por tanto ni extrañó ni levantó ninguna sospecha en nadie.
    ¿En nadie? Probablemente sí que hubo alguien que no estaba extrañado, pero sí muy intrigado. Sus propios coches iban rematadamente mal, unos coches que habían terminado 2006 justo detrás de los McLaren en la general de Constructores ganando incluso un GP, cosa que los otros no hicieron, y sin embargo las diferencias al cabo de pocos meses eran abismales. Y teniendo un equipo “hermano” en la parrilla que ya corría con Bridgestone, y siendo los tres de origen japonés, sus ingenieros no se podían quejar de falta de información sobre los nuevos compuestos. Y sin embargo estaban lejísimos de los McLaren.
    Cuestión de ingeniería, si. Pero Nick Fry, responsable máximo de Honda, sabía que había algo más.
    avatar
    Tormund
    Palpitero



    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Tormund el Miér Jun 07, 2017 11:37 am

    03 – El quinto elemento

    Publicado el 14/01/2011por Carlos Castellá
    Vayamos un poquito más atrás, al mes de Septiembre de 2006: Michael Schumacher gana el GP de Italia, y anuncia su retirada. Todo hace suponer que ganará su octavo mundial, y en la cima de la gloria dejará la competición, un paso lógico tras tantos años de éxito. Los “tifossi” italianos lloran su marcha,  alguno de sus rivales se alegra, y quizás hay algunos dentro de su propio equipo que también lo celebran.
    Jean Todt, Ross Brawn, Rory Byrne y Michael Schumacher son los cuatro magníficos que levantaron una Ferrari moribunda y la llevaron a la gloria. Pero alguno de ellos ya ha pasado diez años fuera de casa, y tiene ganas de volver, o de enfrentarse a nuevos retos.
    Byrne ya se había ido del mundanal ruido antes de la llamada de Ferrari, así que no veía la hora de volver a marcharse a Tailandia para crear su escuela de buceo, proyecto que había quedado congelado en su momento. Brawn había vivido todos esos años en Italia, mientras su familia seguía en Inglaterra, estaba cansado y con ganas de tomarse un año sabático para dedicarse a descansar y a la pesca deportiva, su otra gran pasión.
    Los dos se alegraron de la decisión de Michael (tomada mucho antes y que ya sabían), porque entre ellos tenían un contrato o pacto de irse todos juntos. Después decidieron que Todt se iría más tarde, para asegurar una transición hacia una Ferrari “italianizada” tal como le había pedido Luca de Montezemolo. Cosa sospechosa, la despedida no estuvo en consonancia con los méritos de todos estos años. Ni una ceremonia, ni un homenaje, ni nada por el estilo. Algunos rumores apuntaban a que la unión de los cuatro por contrato no era sólo por amistad, sino también por algún que otro negocio no del todo transparente aprovechando su posición dominante en Ferrari, y que cuando Montezemolo se enteró, cortó por lo sano, provocando un final un tanto precipitado y exento de fastos. Puras habladurías, pues no hay ningún dato fidedigno al respecto.
    Pero eso justificaría la silenciosa manera en que se disolvió el grupo, y por ello Montezemolo le ordenó a Todt que devolviera el poder a los italianos, cosa que el francés iría haciendo paulatinamente hasta retirarse él también. Hasta aquí todo muy bien y muy correcto, salvo que dentro del equipo había un quinto personaje muy ligado a Brawn y Schumacher con el que nadie contaba: Nigel Stepney, británico, hombre de confianza y que había sido el brazo ejecutor de todas las ordenes recibidas, siempre fiel cumplidor de todos los trabajos, pero que nunca pudo integrarse en el grupo de “extranjeros” que de verdad ostentaban el poder. Un personaje obediente, pero que sabía en que armario estaban escondidos los cadáveres.
    Al saber que dicho grupo se deshacía, Stepney, que era el Team Coordinator, quiso pasar a ser el responsable de pista, pero Todt le dio este cargo a Luca Baldiserri. Entonces se postuló para ser nombrado Director Técnico, ocupando el puesto de Brawn, pero este puesto fue a parar a Marco Almondo. El inglés no aceptó aquellas decisiones, que en el fondo le suponían una degradación, y a partir de aquel momento se convirtió en un problema para Todt, quien extrañamente no le despidió, probablemente porque Stepney estaba al tanto de demasiadas cosas, y como se dice vulgarmente, “sabía demasiado”. Todt no hizo nada por él, con la esperanza de que se marchara por iniciativa propia. Stepney, que ganaba la friolera de medio millón de euros al año, prefirió aguantar, iniciando su guerra particular contra Todt y contra Ferrari.
    Almondo le colocó como Responsable de Desarrollo, un cargo que no era operativo en las carreras, con lo cual dejó de asistir a los Grandes Premios, contrariamente a lo que él quería. No se recató en mostrar su disgusto y en declarar que no quería trabajar con Almondo, que lo lógico para él era hacerlo con Aldo Costa, el diseñador jefe. Le dejaron en fábrica, trabajando en el desarrollo del F2007, para lo cual disponía de planos, gráficos, estudios, datos… todo un arsenal que, al mismo tiempo que lo usaba para su trabajo, iba almacenando secretamente, ya fuera en papel o en alguna memoria informática. Al mismo tiempo Todt, que no se fiaba de él, pero tampoco se atrevía a echarlo, lo tenía vigilado, incluso “pinchando” sus teléfonos y reforzando las medidas de seguridad a su alrededor.
    Stepney, que conocía al dedillo todos los asuntos de Ferrari lo sabía, y trabajó con mucho celo en su propio plan: buscar trabajo en otro equipo, y hacerlo llevándose una buena y valiosa cantidad de datos de Ferrari, y dado su trabajo, sabía muy bien cual era la información que más podía interesar a otros, empezando por la que hacía referencia a los neumáticos. Como es lógico, lo primero que hizo fue  contactar con otros equipos, y lo hizo directamente o a través de viejos conocidos para poner en circulación sus “ofertas”.
    De los varios contactos que hizo, fue con Mike Coughlan, ingeniero de McLaren, con quien se entendió pronto para llegar a un acuerdo mutuo de colaboración. Ambos habían trabajado juntos en Lotus (1984-88) y Benetton (1991) así que se conocían bien, y ante la oferta el segundo vio una buena oportunidad para promocionarse dentro del “staff” de McLaren. Llevaba mucho tiempo a la sombra de Pat Fry (nada que ver y no confundir con Nick Fry, de Honda) y Nigel Oatley, quienes en última instancia eran quienes firmaban los proyectos de los sucesivos McLaren, sin que a él le dejaran hacer mucho más que un trabajo casi rutinario. La oportunidad de tener datos e informaciones importantes era apetitosa, así que no sólo no cerró la puerta, sino que pronto empezó a recibir dichas informaciones.
    Al mismo tiempo Stepney seguía buscando equipo, y entró en contacto con Honda. Habló con Nick Fry para pedirle una entrevista de trabajo, e incluso se sabe seguro que durante el invierno tuvieron un “encuentro informal”, y aunque nunca trascendió hasta donde llegó el nivel de información de dicho encuentro, es obvio que hicieron algo más que hablar del tiempo y de las diferencias de vivir en Italia o en Inglaterra. Seguro que Stepney le explicó el tipo de información que podía proporcionarle.
    De ahí que Fry, viendo como iban los McLaren, sospechara que no era solamente una cuestión de buena ingeniería.
    avatar
    Tormund
    Palpitero



    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Raul_Orlando el Vie Jun 09, 2017 7:04 pm

    No importa cuanto escribais, ni los enlaces que pongais.....

    el culpable de todo, fue Alonso.... 



    Equipo que pisa Alonso, equipo en el que pasan "cosas", de una indole
    o de otra, pero pasan cosas..... Y generalmente oscuras, y malas.....

    No se diga mas......... Fué, es y será....... Alonso.......


    Pues "algo es algo". Dijo la yegua cuando vio al burro.....
    avatar
    Raul_Orlando
    Palpitero

    A por las viudas
    ... : Banana RePublic

    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Tormund el Sáb Jun 10, 2017 6:22 am

    Os pongo la serie entera (son 11 entradas) o no os interesa? 
    Esta muy currada, pero igual la temática ya es vieja. Ustedes me dicen.

    P.D.- Asi me gusta @Rulo, profundidad en el análisis... 
    avatar
    Tormund
    Palpitero



    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Maxrpm el Sáb Jun 10, 2017 8:45 am

    Venga @Toro no nos dejes a medias, que la lectura tipo Fleming Clancy es entretenida, a ver si hay algo rescatable, porque hasta ahora no se que coño pintan Schumacher, Byrne y Brawn en su teoría conspiranoica, y como puede sugerir un amaño entre estos 3 mas Todt, si es que todos eran parte del mismo equipo, cosas inexplicables de lobatolandia, además la otra base, esa de que a Fry le ofreció información. ¿Y qué lleva una persona en su cerebro, su laptop, su móvil, su agenda y demás cosas de uso diario? Pues información, no creo que Stepney fuese a vender la información a todos los equipos o a más de uno, por la sencilla razón de que perdería valor, lo cierto es que lo hizo con Mclaren

    Este periodista falló en la tarea investigativa, primero porque no fue un mail, pudo haberlo habido, pero lo cierto es que fue una llamada, todo el que haya trabajado con material confidencial de una compañía sabe que en todos los documentos que copie aparecerá un aviso de confidencialidad, con diferentes formas de comunicación para dar aviso, por obvias razones no van a colocar el mail del club de fans de la Scuderia, pondrán uno en el que llegue solo este tipo de avisos por lo que esas direcciones de mail son prácticamente desconocidas, solo quien está viendo la información confidencial la conoce.

    Por ultimo y aún sin leer el resto, pero entrando en la suposición, todo parece indicar que el autor nos va a vender la idea de que fue Fry quien denunció el asunto, o que fue la misma Ferrari la que dejó escapar la información, espero si fue de verdad un periodista con criterio que exponga la posibilidad de que haya sido Alonso el que denunció a su propio equipo, de resto como ya dije este mamotreto sera un remedo más de Clancy
    avatar
    Maxrpm
    Palpitero


    ... : casi que no puedo jejeje

    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Tormund el Sáb Jun 10, 2017 9:07 am

    Bien, bien bien....
    avatar
    Tormund
    Palpitero



    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Tormund el Sáb Jun 10, 2017 9:09 am

    04 – La trampa (primera parte)

    Publicado el 17/01/2011por Carlos Castellá
    En el primer GP de la temporada, Australia, McLaren se quejó ante la FIA de que el fondo del F-2007 flexionaba, y por tanto cambiaba su distancia con respecto al suelo de forma irreglamentaria, o al menos, dudosa. La FIA clarificó la norma dando por bueno el fondo de Ferrari, lo cual no gustó a McLaren, en un episodio que parecía uno de tantos litigios entre equipos y comisarios de la FIA.

    Sin embargo según se supo mucho después, McLaren había sido avisada de como era el fondo plano por los mails que intercambiaban Stepney y Coughlan, y cuyas informaciones este último divulgaba en McLaren. Las informaciones eran tan precisas que incluso llegó a decirles que Raikkonen pararía en la vuelta 18 del Gran Premio de Australia, como así fue.
    Así pues, había informaciones que circulaban desde el principio de temporada, y sabemos seguro que McLaren disponía de ellas, pero ¿había alguien más que recibía estas informaciones? Aunque no lo reconoció en ningún momento, ni tenía porqué hacerlo al menos públicamente, Fry debía estar al tanto de ellas, y dándose cuenta del peligro que significaba recibir esta clase de información, se lo comunicó a Jean Todt y a Max Mosley. Dos años antes, Honda fue pillada en plena temporada haciendo trampas con su doble depósito, lo que le costó la anulación de todos los puntos, aunque se le dejó seguir en el Mundial a condición de no reincidir.
    Fry debió tener esto presente cuando se dio cuenta de que había estado negociando con un hombre proscrito en Ferrari, y que probablemente estaba vendiendo o pasando información a McLaren como se la pasaba a él y quien sabe si a alguien más. Ante esta circunstancia, lo lógico es que informara a la FIA de sus conversaciones, al menos para curarse en salud, y también a Ferrari, alertando a ambos de sus sospechas. Todt tenía vigilado a Stepney, pero no sabía exactamente lo que éste podía estar haciendo. El aviso de Fry pudo ser decisivo en este aspecto, porque a partir de entonces en Ferrari ya sabían lo que tenían que perseguir.
    En 2003 ya tuvieron un problema de fuga de información, cuando dos técnicos del equipo, Mauro Iacconi y Angelo Santini, se llevaron documentación confidencial a Toyota. El caso fue denunciado, y precisamente a principios de 2007 salió la sentencia que les declaraba culpables. Es muy poco probable que con un antecedente tan cercano Ferrari no tuviera controlado a quien, además, tenían poco menos que “arrestado”, así que ante la conjetura de que Stepney podía estar filtrando información, reforzaron la vigilancia sobre él. Meses más tarde se sospechó que había intentado sabotear los F2007 cuando se encontraron unos extraños polvos de color blanco en el interior de los depósitos, pero eso no pasó de ser una mera especulación que nunca pudo probarse.
    Si esto fue así, tenemos la siguiente situación, en el mes de marzo: el campeonato empieza de forma muy intensa, con la lucha Ferrari-McLaren que les convierte en únicos aspirantes al título. En Ferrari tienen a Stepney vigilado, a pesar de lo cual éste se las ingenia para enviar información a Coughlan, y probablemente a alguien más (¿Honda? ¿Renault?), para demostrar que está al tanto de todo y que es una buena pieza para quien lo fiche.
    Ferrari sabe que tiene una fuga de información, pero no tiene pruebas, o si las tiene, es probable que las esté obteniendo de forma irregular, haciendo seguir a Stepney e interviniendo sus teléfonos personales, pero de forma privada, sin denuncia y sin autorización judicial. Meses después estas informaciones serían “validadas” por la policía italiana y aportadas como prueba, tanto en los tribunales como ante la FIA, pero en esa época esa información es peligrosa y por tanto quien la está obteniendo tiene que ir con mucho cuidado. Y Nick Fry, u Honda, el sueño de Stepney, se encuentra en medio sin comerlo ni beberlo, y opta por resguardarse comunicando lo que sabe a Ferrari y a la FIA. Todas las partes son muy cautas, porque todo son sospechas, conjuras, suposiciones e indicios, pero ninguna certeza.
    Y así llegamos al mes de Abril. Tras los tres primeros grandes premios, el mundial tiene una pausa de casi un mes hasta el GP de España en Catalunya, pero dos semanas antes hay una sesión de test en el mismo circuito, al que acuden todos los equipos para preparar el GP y para seguir su ritmo normal de trabajo. En estos test está presente Coughlan, pero extrañamente también Stepney.
    Ambos están alojados en hoteles cercanos al circuito, así que la noche del día 28 deciden ir a cenar lejos de miradas indiscretas. Se van al puerto de Barcelona, al restaurante “La Marina – Moncho’s” (foto de la entrada) al lado del hotel Arts, que es donde habitualmente se aloja el staff del equipo McLaren durante los grandes premios. Y fue en el coche, cuando ambos iban (o volvían) del restaurante que Stepney le propuso a su amigo que le “echara un vistazo al dossier que había en el asiento de atrás”. Coughlan, según declaró después, impulsado por la “lógica curiosidad de ingeniero” se miró aquel voluminoso dossier de 780 páginas, y a propuesta de su colega, se lo quedó.
     Habían caído en la trampa.
    avatar
    Tormund
    Palpitero



    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Tormund el Sáb Jun 10, 2017 9:11 am

    05 – La trampa (segunda parte)

    Publicado el 19/01/2011por Carlos Castellá
    Cuando Coughlan vuelve a la sede de McLaren, el famoso dossier empieza a circular y es más o menos visto por algunos ingenieros, hasta que llega a Jonathan Neale “managing director” y superior directo de Coughlan. Cuando éste espera algún parabién o felicitación, se encuentra con la sorpresa de que Neale le conmina a destruir inmediatamente aquello, a cesar de recibir informaciones de Stepney, e incluso le amenaza con hablar con Ron Dennis.

    Le ponen a Coughlan un sistema de prevención en su correo electrónico, una especie de “firewall” que frene el alud de informaciones de Stepney y hacen lo mismo con su móvil para cerrar el tema cuanto antes, alarmados ante la gravedad de los hechos. Coughlan se da cuenta entonces de que la ha pifiado, y empieza a tramar su escapada de McLaren.
    Para ello decide copiar el dossier en un soporte informático antes de destruir el original. Pero, ¿porqué hizo eso? ¿qué sentido tenía? Si pensaba destruirlo como le habían ordenado, no tenía porqué digitalizarlo ni copiarlo. Si no pensaba hacerlo, tampoco tenía sentido irse a una copistería lejana a hacer una copia, con quedarse el original y decir que ya lo había destruido tenía suficiente. ¿Porqué tomó esa extraña y a la postre decisiva decisión?
    Una hipótesis: de pronto se da cuenta de que su situación es muy débil, que se ha convertido en el malo de la historia. Decide hacer caso a su superior, se lleva el dossier para quemarlo en el jardín de su casa, pero un impulso defensivo le lleva a salvar una copia por si necesita tener alguna prueba en el futuro. Probablemente lo habla con Truddy, su esposa, (en estas situaciones las mujeres acostumbran a ser más sensatas) y ella le aconseja la copia, pero hecha lejos, donde nadie pueda sospechar de ellos, con tan mala suerte que precisamente allá donde van se encuentran con un probo empleado que da la alarma. Muy poco creíble.
    Segunda hipótesis: Cuando el dossier ya está en Inglaterra, alguien llama a Coughlan y le dice que sabe que tiene ese dossier, que está interesado en él, que le haga una copia. Una conversación al estilo de las películas de espías:
    –          Se que tienes el dossier, hazme una copia y me acordaré de eso en el futuro.
    –          Eso es peligroso, ¿Cómo hago una copia sin levantar sospechas?
    –          Ves a Cobham, a la copistería de la calle tal. Pregunta por Fulano, es amigo mío, está avisado y no hará preguntas.
    Coughlan se traga el anzuelo, pero por precaución envía a Truddy, para no levantar sospechas o porque teme estar vigilado, y lo teme con razón.
    Ferrari vigilaba a Stepney desde hacía tiempo, así que le puso el anzuelo de mandarlo a los test, y aunque ya sabían que lo tenía preparado, no le impidieron que sacara el dossier, porque necesitaban una prueba para pillarlo “in fraganti” y después poder hacerla pública. Stepney entregó el dossier, y los mismos (u otros) que le estaban siguiendo y vigilando en Italia, empezaron a seguir y a vigilar a Coughlan.
    Y esos mismos prepararon la trampa de la copistería y el celoso empleado. Cuando Truddy llega a Cobham (foto de la entrada) a unos 30 kilómetros de su casa y a unos quince de la sede de McLaren, el que está tras el mostrador no es un empleado, es un detective privado de la agencia inglesa contratada por los abogados de Ferrari o por los detectives italianos de éstos. Después, cuando ya ha devuelto el dossier y el soporte (al parecer fueron dos CD) envía el famoso mail a Maranello, que empezaba así: “Siendo seguidor de Ferrari me apetece hacer un buen trabajo para Vds. Esperaba hacer alguna cosa más para el marido de aquella mujer, y cuando le he preguntado si todavía trabajaba para Ferrari, me ha contestado: ya no. Así he buscado por Internet y he descubierto que…”
    Por fin Ferrari ya tenía la prueba y el escándalo que necesitaba para abrir la caja de los truenos. Apenas recibido el mail, el 17 de Mayo interpone denuncia contra Stepney en Italia y contra Coughlan en Inglaterra, aunque aún tardará casi un mes en hacerlo público, sin duda esperando tener más pruebas, tener más seguridades, o tener preparados todas los trámites legales, ya que no es hasta el 19 de Junio que Ferrari hace público que ha sido víctima de un caso de espionaje.
    Pues bien, si esto fue así o parecido, ¿Quién llamó a Coughlan? ¿Quién le instó a ir a esa copistería precisamente y no a otra? ¿Quién pudo pedirle el dichoso dossier para que cayera en la trampa de copiarlo? Alguien de McLaren no parece probable; alguien de Ferrari podría ser; alguien de la FIA interesado en que hubiera escándalo es posible, pero difícilmente en ninguno de estos tres casos se me ocurren personas que hubieran podido convencer a Coughlan. Ya se lo que estáis pensando, alguien de Honda, pero ¿para qué? Stepney iba loco por irse allí y apenas diez días después, el 1 de junio, tenía una entrevista en un hotel del aeropuerto de Heathrow con Fry, a la que acudió, para sorpresa de éste, con Coughlan. ¿Para qué iba a pedir alguien de Honda una copia comprometedora del dossier?
    ¿Quién pudo ser? Quizás alguien informado por Stepney de que el dossier estaba ya en Inglaterra. O mejor, alguien informado directamente por Jean Todt, cuyos detectives le habían confirmado que el dossier ya estaba allí. Eso podría ser verosímil, aunque ese alguien tenía que ser una persona con una gran fuerza para que Coughlan le obedeciera a pies juntillas.
    Aunque fue informado por Todt, ese alguien debió decirle que llamaba de parte de Stepney, y Coughlan se lo creyó. Quizás fue alguien que hablaba por teléfono con una mano mientras con la otra sostenía la caña de pescar…
    avatar
    Tormund
    Palpitero



    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Tormund el Mar Jun 20, 2017 5:04 am

    06 – Las guerras de McLaren

    Publicado el 21/01/2011por Carlos Castellá
    Mientras tanto el Mundial había seguido su curso. En el GP de España ganó Massa, pero en la siguiente cita, en Mónaco, McLaren introdujo el famoso alerón delantero en voladizo y empalmó tres triunfos seguidos, tres éxitos que crearon un grave problema para Ron Dennis, porque Alonso ganó en Mónaco con polémica, y Hamilton se impuso en Canadá y Estados Unidos, desatando la guerra interna con su compañero.

    Mónaco significó un mal momento para todo el equipo McLaren a pesar del doblete. Ganó Alonso delante de Hamilton, pero el aprendiz que estaba llegando al podium en todas las carreras empezó a mostrarse descarado, afirmando que le cambiaron la táctica de carrera para favorecer a Alonso. Ello, que era tan cierto como innecesario, desató la furia de la prensa inglesa contra Dennis, una prensa absolutamente enamorada de su nuevo fenómeno y para la cual el tal Alonso no era más que un estorbo.
    Frente a ella, la prensa española, un colectivo muy difícil de digerir para Dennis, acostumbrado a dominar a sus congéneres con su verbo arrogante y sus retóricas frases cargadas de soberbia, pero que no sabía como tratar a aquel grupo de desconocidos irreverentes que en pocos años se habían adueñado de buena parte del paddock, y que estaban manifiestamente enfrascados en la defensa numantina de su paisano, en las mismas proporciones en que la británica lo estaba del suyo.
    La victoria de Hamilton en Canadá supuso una paso más en esa lucha, no en vano era el primer triunfo del británico, y había mucho que celebrar, pero la posterior que consiguió en Indianápolis sólo una semana después, batiendo en toda regla a Alonso, fue el definitivo inicio de una guerra de imprevisibles consecuencias, ya que se producía dentro y fuera del equipo.
    Y por si todo esto no fuera poco, el dominio de McLaren confirmó a Todt que la fuga de información había sido efectiva, ya que era evidente que los McLaren no sólo iban bien, sino que habían encontrado una gran solución para el morro, el lugar en que más había que trabajar con los Bridgestone. Y no dejaba de ser significativo que la mejora de McLaren tuviera lugar precisamente después del famoso test de Montmeló, así que Ferrari decidió hacer pública la situación, informando de que había sido víctima de un caso de espionaje.
    Pocos días después de aquella carrera (Indianapolis) apareció una de las informaciones más incongruentes, ya que está probado que cuando la policía entró en la casa de los Coughlan, situada en Lighwater y llamada The Band (La Banda, vaya nombre premonitorio) el 15 de Junio, encontró la famosa documentación, lo cual es el colmo de los absurdos. Si eso es cierto, hay que pensar que el matrimonio inglés (ella también había sido denunciada) era rematadamente tonto, porque no haberlo destruido, o escondido a buen recaudo, ni antes ni después de fotocopiarlo o digitalizarlo, es incomprensible, porque la denuncia contra ellos fue el 17 de Mayo, casi un mes antes. Volveremos sobre ello.
    Pocos días después (21 de junio) se inicia la investigación judicial contra Stepney en Italia. El día 3 de julio el inglés, ya encausado, es despedido de Ferrari (ahora si, ya había pruebas) y ese mismo día McLaren publica un comunicado en el que reconoce que uno de sus empleados (sin citar su nombre) ha sido suspendido por estar implicado en el asunto del espionaje de Ferrari. Al día siguiente, la FIA abre su propia investigación.
    A partir de aquí se inicia una larga y enrevesada guerra de comunicados y declaraciones, así como de procesos judiciales. En el paddock del GP de Gran Bretaña (8 de julio) no se habla de otra cosa, a pesar de que las sucesivas victorias de Raikkonen en Francia y Gran Bretaña vuelven a colocarle en liza por el campeonato. Todo el mundo teme que un asunto de esa magnitud puede acabar con McLaren fuera del campeonato. Preguntado Ecclestone, a quien al parecer y por una vez un asunto de máxima importancia se escapó a su control, responde que en modo alguno se sancionará a los pilotos, a lo que Mosley replica que el Consejo Mundial de la FIA es quien decidirá, diga lo que diga Ecclestone (que es miembro de dicho Consejo).
    Durante varias semanas, durante las cuales se celebra el Gran Premio de Europa en el Nurburgring, donde Hamilton tiene un accidente en calificación, se produce el famoso incidente de la grúa, y al final Alonso gana delante de Massa con discusión posterior entre ellos ante las cámaras, la sucesión de noticias y desmentidos es constante. Dennis afirma una y otra vez que sólo Coughlan está implicado, que Jonathan Neale fue quien le paró los pies inmediatamente, y que el McLaren y el Ferrari no se parecen en nada, que son diseños diferentes y que la posible información no tiene valor alguno.
    El propio Coughlan declara en la vista preliminar en la Corte de Londres que recibió el dossier a través de un courier, que habló de ello con algunos ingenieros de McLaren y que nadie mostró el menor interés. Que él y sólo él es culpable, y que está dispuesto a asumir dicha culpabilidad y sus consecuencias.
    Lo cual me hace pensar que el dossier estaba en su casa para que lo encontrara la policía. Atado de pies y manos, no le quedó más remedio que pactar con Ron Dennis la asunción de toda la culpa para librar a McLaren no sólo del descrédito, sino incluso para salvar el futuro de la empresa, el de Dennis, y el suyo propio. Sólo así se entiende que el dossier siguiera en su casa, porque de lo contrario no hay explicación alguna que sea coherente. Y es más que probable que aceptara dicha asunción a cambio de una buena indemnización.
    Pero ¿iba a ser eso suficiente para salvar a Dennis? Ferrari estaba dolida y clamaba venganza, y además había alguien que tenía ante sí una gran oportunidad para acabar con uno de sus principales enemigos. Y Max Mosley no tenía intención de hacer prisioneros.
    avatar
    Tormund
    Palpitero



    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Tormund el Mar Jun 20, 2017 5:11 am

    07 – Los caballeros de la mesa redonda

    Publicado el 24/01/2011por Carlos Castellá
    El 26 de Julio, cuatro días después de la carrera de Nurburgring, el Consejo Mundial de la FIA se reúne en París para dictaminar sobre el caso. Tras escuchar a las partes y sus alegaciones, llega a la conclusión de que McLaren es culpable de espionaje, pero como no hay pruebas de que haya usado dicha información en su favor, no se le puede sancionar. Ferrari y Todt muestran su disgusto y Dennis respira aliviado, por fin una buena noticia tras varios meses de reveses y problemas.

    Sin embargo yo creo que los hechos nos los contaron así, pero que hubo algo más, o mejor dicho, mucho más antes del Consejo, y que cuando entraron en la sala ya habían pactado entre ellos y estaba todo previamente decidido. Si fue así, ¿qué es lo que pactaron?
    Ahora sí voy a partir de una absoluta suposición, y lo hago simplemente para que me resulte más fácil explicarlo. Imaginemos que el día antes del Consejo se reúnen en una misma mesa los implicados, para intentar llegar a un acuerdo: Mosley, Ecclestone, Todt, Dennis y Fry.
    Todos están de acuerdo en que Fry se ha comportado, ha borrado su mancha anterior, y merece un reconocimiento. Pero en esta ocasión el premio no es una cuestión de dinero, la habitual solución de conflictos que emplea Ecclestone. Los problemas de Fry no son económicos, sino técnicos, por lo cual es Ferrari quien le da su recompensa: no pondrá impedimentos para que fiche a Ross Brawn, quien además ve con buenos ojos la operación ya que culminaría su personal apuesta de liberarse de Ferrari a pesar de los diversos rumores de que podía aspirar al puesto de Todt.
    De haber deseado ese puesto como se rumoreaba, no se habría ido un año de rositas, se habría quedado allí velando por su cargo. Brawn quería desligarse definitivamente de Ferrari, y probablemente, aprovechando su autoridad moral, colaboró activamente en alguno de los episodios narrados hasta ahora. No olvidemos que Stepney era su hombre de confianza, y que tanto él como después Coughlan quisieron irse a Honda, que es donde finalmente fue a parar él. Por tanto sospecho que estaba de acuerdo con Todt ayudándole para liberarse él mismo de sus posibles implicaciones contractuales con Ferrari, y con Fry, ayudándole para asegurarse su futuro.
    Por eso creo que estaba de alguna manera implicado y colaboró para que las cosas fueran en la dirección correcta para los intereses tanto propios como de Todt y de Fry. Esto justificaría que el mediocre dirigente de Honda siguiera en su cargo en Honda pese a que el equipo se hundió bajo su mando, siguió en el mismo cuando pasó a llamarse Brawn, y siga allí bajo el manto de Mercedes. Los favores se pagan y los pactos secretos se cumplen.
    Resuelto el tema Honda que era el más fácil, los restantes asistentes a nuestra ficticia reunión debían encontrar la fórmula para satisfacer a la FIA y a Ferrari. Mosley quiere la exclusión de McLaren por dos años (en realidad la quiere para Dennis, que es su objetivo) pero Ecclestone se opone de plano. El año está siendo interesantísimo, la eclosión de Lewis Hamilton ha elevado la atención mediática y las audiencias hasta las nubes, y no quiere ni pensar en lo que pasaría si los McLaren fueran excluidos del campeonato.
    Además dicha exclusión sería un enorme revés para la Fórmula 1 en muchos aspectos. Al equipo acaba de llegar capital árabe y dos patrocinadores fuertes como son Vodafone y el Banco de Santander, el tipo de empresas que Ecclestone está cuidando con mimo porque sabe que ellas son el futuro. Perderlas por la exclusión de McLaren sería un golpe muy duro, tanto económicamente como a nivel de la imagen ofrecida de cara a otras posibles compañías interesadas en entrar en el negocio.
    Y además estaba el hecho de que excluir dos años a McLaren podría significar su desaparición como empresa, o lo que es lo mismo, poner en la calle a unas mil personas directamente más todos los afectados indirectamente. Ecclestone y Mosley sabían que de haber hecho esto habrían recibido la visita de representantes del gobierno inglés pidiendo explicaciones, e incluso quizás de alguien de la UE con la que ya habían tenido algún que otro litigio. Y además pondrían de patitas en la calle nada menos a Lewis Hamilton. La tormenta podría ser excesiva incluso para ellos.
    Dennis es consciente de esta situación, y por eso desde hace varias carreras está favoreciendo (directa o indirectamente) a Hamilton, ya que sabe que Ecclestone prefiere al inglés como campeón, y llegado el momento le defenderá, cosa que es poco probable que haga con Alonso. No deja de ser sospechoso que Hamilton empezó a ganar en el periplo americano (Canadá-USA) justo al mismo tiempo que Ferrari empezó a airear lo del espionaje. Además tiene a toda la prensa inglesa y a buena parte de la internacional de parte del nuevo fenómeno (algo muy habitual, las novedades venden mucho) así que le favorece, ya  que le sirve de escudo defensor.
    Por ello sigue insistiendo en que no se puede ir contra él ni contra su equipo, que los errores o delitos de un solo hombre no pueden cargarse sobre toda la empresa. Sin embargo Ferrari insiste en que el McLaren es irregular, ya que disponer de su información le permitió ganar tiempo y dedicarlo a otras investigaciones, además del daño moral y del pésimo efecto que representaría que “el tramposo” ganara el Mundial.
    Ante esta situación sólo hay una salida: que Ferrari gane el mundial, o dicho de otro modo, que McLaren, que tiene a sus dos pilotos holgadamente en cabeza, lo pierda. No sería la primera vez que esto ocurre, Todt, Brawn y Schumacher ya lo hicieron en 1999, cuando ganaron el título de Constructores pero se las apañaron para evitar que Eddie Irvine ganara el de Pilotos. Esto satisfaría a todas las partes, ya que Ecclestone tendría la emoción que le interesaba aún a costa de que Hamilton perdiera el título (ya habrían más años para que lo ganara, y no tenía ningún interés en que Alonso repitiera por tercera vez), Ferrari ganaría el mundial, se quedaría satisfecha y Todt podría marcharse, y McLaren tendría garantizada su continuidad como equipo y como empresa y podría dar por fin carpetazo al episodio. Sólo quedaba Mosley oponiéndose en nombre de la legitimidad del deporte, pero finalmente Dennis le ofrece también a él su premio: si acepta el pacto, él se encarga de perder el campeonato y se retirará un año después.
     Mosley acepta. Ya puede celebrarse el Consejo de la FIA.
    avatar
    Tormund
    Palpitero



    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Maxrpm el Miér Jun 21, 2017 8:32 am

    El autor dice "Ahora sí voy a partir de una absoluta suposición" pero si desde el principio no ha salido de suposiciones e imprecisiones  jkl


    Que siga el show
    avatar
    Maxrpm
    Palpitero


    ... : casi que no puedo jejeje

    Volver arriba Ir abajo

    Re: El caso 2007 contado por LEGO

    Mensaje por Fletch el camaleón el Sáb Jun 24, 2017 12:10 am

    Da igual lo que pongas . Luego vendrá Raúl y dirá que fue Alonso , el que vestido con una gabardina , se coló en Maranello y empezó a hacer fotos con una minicámara . Después , de vuelta a Woking , como es tan cabrón , en vez de dárselo a McLaren , se lo vendió por un pastonazo , y después fue a la FIA para denunciarles por espionaje


    JA JA JA!!!....QUÉ MALO SOY!!!! JA JA JA!!!



    _______________________________________________________

     -¿Que esa película es buena.....?....¿Han hecho la dos?

    -Si no entiende mis artículos , no trate de comentarlos...
    avatar
    Fletch el camaleón
    Administrador

    ... : A mí no me pregunten.....he dimitido .
    .






    Volver arriba Ir abajo

    Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

    - Temas similares

    Permisos de este foro:
    No puedes responder a temas en este foro.