EL CANDIDATO QUE SURGÍA DEL FRÍO