Hamilton no descarta tener a sus rivales aún más cerca que en 2015 en Singapur